Suelos sin juntas: Otra ventaja del Microcemento

El microcemento es un material resistente, tanto en sus usos industriales como domésticos. Lo tienen en mente arquitectos, decoradores y constructores en sus planes de trabajo, pues combina bien con otros materiales como madera, pladur, metal, etc.

Las obras con microcemento destacan por su rapidez y limpieza. El microcemento se aplica directamente sobre casi cualquier superficie sólida y de esta manera te ahorras la necesidad de quitar los pavimentos antiguos.

El microcemento es idóneo para pavimentos de cualquier parte de tu vivienda o local comercial. Es un material con una estética moderna y sofisticada y gracias a su versatilidad se adapta a cualquier estilo y diseño. Está disponible en muchos colores, desde tonos más naturales hasta los más llamativos. Aparte de los suelos el microcemento puede aplicarse en paredes, escaleras, muebles, bañeras, duchas, encimeras y muchos más usos creando espacios continuos y con diseño unificado.

Entre las principales características del microcemento para suelos destaca su resistencia mecánica (compresión y flexión) y química lo que alarga su vida útil sin perder en la estética, ni en propiedades. Su impermeabilidad y acabado antideslizante lo convierten en una opción perfecta para suelos de baños y cocinas.

Es un  material con poco espesor de 2-3 mm, por tanto, no presenta extracarga para la superficie en la que se aplica. Otro aspecto interesante de este pavimento es que el acabado es continuo sin cortes y juntas, lo que a su vez facilita mucho la limpieza.

La aplicación de microcemento en suelos requiere seguimiento de una técnica especial y conocimientos por parte del trabajador de todos los pasos para que el resultado sea profesional y duradero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *